La implementación de las tablets en los centros educativos parece una tendencia imparable. Muy pronto nos  sorprenderá contemplar una aula sin tablets. Los tiempos cambian y las tecnologías penetran poco a poco y de manera no homogénea en el sistema educativo. Pero, aunque existen muchas razones para incorporar las tablets a los centros educativos, existen muchas opiniones contrarias a las tablets en los colegios. Vamos a analizarlas todas en este artículo para que cada uno desemboque en sus propias conclusiones.

Tablets en los colegios opiniones contrarias a su uso

En primer lugar, y antes de adentrarnos en las opiniones contrarias a las tablets en los colegios, tenemos que profundizar en sus ventajas para poder entender por qué estan siendo implementadas en los mismos. Y, en ese sentido, son muchas y muy variadas. Entre otras cosas, sustituyen a los libros, los cuales son
pesados y difíciles de transportar; permiten una mayor variedad de posibilidades; captan la atención de una manera más sencilla; permiten al profesorado una mayor interacción con los alumnos y permiten personalizar.

Una vez tenemos claras algunas de las grandes ventajas del uso de las tablets en los colegios, podemos irnos hasta las opiniones contrarias a las tablets en los colegios para contrastar puntos de vista, muchas de las cuales tienen que
ver con la salud. Según sus detractores, aún no conocemos verdaderamente los efectos del uso de dispositivos electrónicos durante horas y horas en la salud visual de los más pequeños. Sobre todo, si tenemos en cuenta que son pantallas más pequeñas que las de los ordenadores convencionales.

Tablets en los colegios opiniones contrarias de profesionales

Pero no todas las opiniones contrarias a las tablets en los colegios están enfocadas desde la salud. Existe además una perspectiva negativa del uso de dispositivos electrónicos en general. En ese sentido son muchos los padres y las madres que creen que la utilización de tablets con fines educativos puede fortalecer mucho la adicción a las nuevas tecnologías, así como generar problemas de concentración en los pequeños cuando no hay una pantalla mediando. Apuestan por un regreso a formatos más tradicionales.

 

Además, y en cuanto a la calidad del aprendizaje, hay quienes opinan que los profesores no están adaptados a este formato y no sabrán explotar sus virtudes de manera adecuada, minimizando sus ventajas y haciendo más potentes sus desventajas. Lógicamente, esto no requeriría necesariamente la eliminación de las tablets de los centros educativos, sino quizá una mayor inversión en la formación del profesorado para el uso de un recurso tan valioso. Ya hemos visto opiniones contrarias a las tablets en los colegios de todo tipo.

Tablets en los colegios opiniones contrarias

A pesar de que estás sean algunas de las críticas al uso de estos dispositivos, la realidad es que las
tablets son una herramienta y todo depende del modo en que se utilice. Opiniones
contrarias a las tablets en colegios
siempre habrá.

 

Como las hay con cualquier otro nuevo fenómeno. Lo importante es introducirlas en las aulas de una forma
inteligente y planificada. Eso pasa por formar adecuadamente al profesorado, limitar el uso de las mismas y combinarlo con otros métodos más tradicionales, seleccionar bien las aplicaciones instaladas y por encima de todo desarrollar
métodos para explotar las posibilidades creativas de las tablets. Bien usadas nos pueden abrir a un mundo de infinitas alternativas. Lo sabemos porque somos expertos en renting de tablets.